BannerES

Camagüey

Camagüey es una ciudad situada en el centro-este de Cuba. Fue fundada el 2 de febrero de 1514 como villa, llamada Santa María del Puerto del Príncipe, la tercera en Cuba, también conocida como Puerto Príncipe. La ciudad cuenta con una población de más de 300.000 habitantes. En el 2008 la Unesco nombró su centro histórico como Patrimonio de la Humanidad. El nombre actual lo debe al cacique Camagüebax, quien ejercía su mando entre los ríos Tínima y Hatibonico, donde empezaron a construirse las primeras casas. La villa se llamó Santa María del Puerto del Príncipe, más tarde Puerto Príncipe, hasta que recibió el actual nombre de Camagüey en 1898, a raíz de la independencia de España. El nombre indígena era usado ya para referirse a la comarca "El Camagüey" y fue aprobado en esa fecha tanto para la ciudad como para la provincia que había sido creada en 1878 como región militar por la república en armas.

Sus llanuras adornadas con los más bellos tesoros de la naturaleza, fueron fuentes de inspiración para artistas de todos los tiempos. La majestuosidad de los Cangilones, la placidez de sus playas y cayos dotados de las más cristalinas aguas, sus manantiales y la absoluta riqueza de una ganadería y agricultura que daban sus frutos no solo al Camagüey, sino a Cuba, y a buena parte del mundo, quedan en la memoria distante para recordarnos del tesón de los camagüeyanos, de la heroicidad de sus patriotas encabezados por aquel diamante con alma de beso.

La provincia, de la cual Camagüey es su capital, es la más extensa del país y una de las de menor densidad de población. Por sus extensas llanuras que ocupan casi la totalidad del territorio, Camagüey tenía una importante actividad ganadera y azucarera fundamentalmente. El ganado Santa Gertrudis dominando las haciendas camagüeyanas, se había convertido en una de las más relevantes razas ganaderas a nivel mundial.

Con sus sorprendentes plazas e iglesias y sus calles concurrentes, únicas de allí, la tercera ciudad más importante de Cuba posee el mayor centro histórico (330 ha) del país. Sus museos y templos, que guardan tesoros del arte funerario de los siglos XVII, XVIII y XIX, son parte de un paisaje urbano difícil de igualar.

Los ciudadanos de esta región, como en todo el país, son amables, dados a ayudarse entre sí y especialmente atentos. Son por lo general, más reservados, desconfiados e individualistas que en el Oriente de la isla y más tradicionalistas que en el Occidente (tal característica, como idiosincrasia general, se extiende hasta Sancti Spiritus). El camagüeyano típico no se considera oriental, ni villareño o espirituano (convencionalmente considerados éstos como del centro de la isla), ni occidental, conformando una subentidad propia, lo cual se valida de esta manera a lo largo de toda la historia.

Debido a las sequías que son muy recias en ocasiones y cubren con un manto amarillo la hierba de la provincia y la ciudad, desde la época de la colonización española se empezaron a utilizar los tinajones, que no son más que enormes recipientes en forma de globo y hechos de barro cocido para almacenar el agua de lluvia por tiempos prolongados.

Por este motivo y porque actualmente estas vasijas se pueden encontrar adornando calles y parques, Camagüey es llamada la ciudad de los tinajones, y existe una leyenda que dice que si tomas agua de tinajón te quedas a vivir en Camagüey o al menos regresas siempre a ella. La poetisa camagüeyana Aurelia Castillo, recordando los tinajones de su niñez, en su casona de la calle Cristo, escribió su famoso poema "El Tinajón".

Camagüey está compuesta por una parte central o centro histórico, donde se pueden observar antiguas construcciones con sus callejones estrechos y adoquinados al estilo colonial, y posee plazas e iglesias hermosas y de gran valor histórico. Por el cuidado,y el empeño de sus pobladores y las autoridades locales parte de su centro histórico fue declarado en el 2008 Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El trazado de Camagüey es el más asimétrico entre todas las villas fundadas por los españoles en Cuba. Según la tradición el laberíntico trazado de sus estrechas y sinuosas calles fue elegido por los fundadores para defensa del lugar. Los adoquines que aún quedan fueron instalados en la primera parte del siglo XX, contrario a lo que piensan muchos locales. También se pueden apreciar, sobre todo en la calle Independencia los raíles del antiguo tranvía.

Camagüey tiene el centro colonial conservado más extenso del país, que ofrece al visitante numerosas edificaciones con significativos valores arquitectónicos e histórico-culturales, así como interesantes museos. Ejemplo de esas tareas, son la Plaza de San Juan de Dios, la del Carmen, Bedoya, el Parque Agramonte -antigua Plaza de Armas-, la Casa Natal del prócer Ignacio Agramonte, así como otras plazas y callejuelas. Los templos católicos que se localizan en el centro histórico poseen altos valores arquitectónicos donde se entremezclan diversas corrientes y movimientos. Se destacan por sus valores la Catedral Metropolitana, donde se rinde culto a la Virgen de la Candelaria, patrona de la ciudad, las Parroquias de la Soledad, el Santo Cristo del Buen Viaje, la de Santa Ana, las Capillas de la Merced, el Sagrado Corazón de Jesús, la del Carmen y la de San Juan de Dios, donde el Beato José Olallo Valdés (el Padre Olallo) atendió a miles de principeños con el solo interés de llevar la salud al pueblo. Camagüey es una ciudad de leyendas y tradiciones, una de sus reliquias más relevantes, ornada de una hermosa leyenda es el SANTO SEPULCRO, ubicado en la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced. Otra de las apasionantes leyendas camagüeyanas es la del Aura Blanca, que narra las vicisitudes económicas de la construcción de un hospital para leprosos por el Padre Varela, otro relevante sacerdote católico, y la aparición de esta ave con su blanco plumaje exhibida para recaudar fondos.

Sus carnavales se llaman "San Juan camagüeyano", porque se celebran alrededor del día 24 de junio, día de San Juan, y que a pesar de la crisis aún se mantienen aunque ya no con tanto colorido y festejo como antaño. Con motivo de éste se hace un caldo por cuadras llamado ajíaco, de exquisito y peculiar sabor que incluye viandas de todo tipo, costillas saladas y un sofrito. Otro de los platos o recetas típicas de Camagüey es el matajíbaro, que se elabora a base de chicharrones de cerdo molidos en unión de plátanos maduros y pintones y ajo. Los arroces con carne de res y plátano maduro es una comida que se destaca en el territorio desde el siglo XIX. Camagüey además tiene fama por la elaboración de los mejores quesos cubanos.

La Playa Santa Lucía es el principal balneario a unos 100 km al norte de Camagüey donde se encuentran unos 19 km de playas de arenas blancas y finas. Sus aguas cristalinas permiten ver el fondo, aunque éste tenga una profundidad relativamente significativa.

Alejado de la costa se encuentra uno de los principales atractivos de esta playa para los amantes del buceo y es que la costa norte cubana cuenta con una de las más grandes barreras coralinas del mundo sólo superada por la Gran Barrera Australiana. Abundante en riquezas marinas y naufragios, es el mayor santuario de tiburones toro en todas las Antillas y mar Caribe, generalmente no ofreciendo peligro a los bañistas por su lejanía de la costa, sin embargo es una gran oportunidad de buceo para los amantes de la vida marina y todas sus especies. En contraste, en la parte sur y hacia el mar Caribe, en las playas no abundan las arenas, pero hay numerosos cayos y la plataforma marina ofrece un paisaje como pocos en el Caribe.